Filosofía de educación de la escuela
Bendición A las Naciones

El propósito de la educación es liberarnos de la esclavitud de la ignorancia y el pecado para glorificar a Dios.


Dios, el Creador de los cielos y la tierra, se ha revelado en todo lo que El hizo. Es nuestro privilegio conocerlo a El y descubrir la verdad que El nos quiere enseñar en todas las áreas.

En cada materia podemos estudiar principios bíblicos y ponerlos en práctica. Por ejemplo, en el área de educación física, aprendemos que formamos parte de un cuerpo, que es el cuerpo de Cristo. A través de juegos, practicamos la unidad ayudándonos unos a otros para lograr la meta.

Algunos principios fundamentales son:

  • La Individualidad de Dios
  • El Auto-gobierno Cristiano
  • La Conciencia como la Propiedad más Sagrada


La responsabilidad de educar a los niños es de todos. Dios ha mandado a los padres en Salmos 78:5-7:

El estableció testimonio en Jacob, y puso ley en Israel, la cual mandó a nuestros padres que la notificasen a sus hijos; para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos, a fin de que pongan en Dios su confianza, y no se olviden de las obras de Dios; que guarden sus mandamientos.


Los padres

Los padres deben jugar un papel activo en la educación de sus hijos, tanto en el hogar como en la escuela. Al inicio de cada año, los padres de familia eligen a la Sociedad de Familias, quienes sirven de apoyo a la dirección de la escuela y organizan actividades. También, para ayudarnos mutuamente, invitamos a los padres 4 veces al año para talleres sobre temas como el auto-estima y cómo ayudar a los niños en casa.

Los alumnos

Mientras crecen, los niños deben esforzarse para aprender y poner en práctica su conocimiento. Dios solamente nos pide cuentas por la verdad que conocemos, y es su deleite enseñarnos más verdad mientras vivamos la verdad que ya conocemos.


Los maestros
El personal de la escuela estamos comprometidos a darle una educación cristiana de calidad a todos nuestros alumnos. Entendemos que para hacer esto, necesitamos buscar a Dios activamente cada día.


Regresar a la página principal